Copyright © Málaga Clásica, 2019.

EXPLOSIÓN

Querido público de Málaga Clásica,
 

Bienvenidos a la VII edición del festival internacional de música de cámara. Titulada Explosión, la edición de este año se adentra en la era romántica y en su vasta variedad de genios y obras musicales. Explorando los contrastes dramáticos, pasión y capacidad inventiva que los compositores valientemente buscaron plasmar a través de la música, cada concierto muestra lo que hizo a este período sorprendente respecto a lo que había antes. Beethoven, como pionero, empezó extendiendo los límites del clasicismo, rompiendo con las reglas de todo lo que parecía haber estado esmeradamente sistematizado. Con la expansión de las orquestas y los nuevos sonidos se podía hacer uso de una gama más amplia de dinámicas, y las estructuras musicales se producían en múltiples variantes. El hecho de que muchos virtuosos como Liszt, Chopin, Paganini, Wieniawski, Joachim y Sarasate empezaran a emerger, provocó en los compositores la iniciativa de escribir música técnicamente mucho más compleja, dando lugar a algunos de los conciertos más queridos para instrumento solista y orquesta.
 

Las obras de música de cámara y los extractos de las grandes óperas presentadas en este festival han estado cuidadosamente seleccionadas para mostrar diferentes maneras en las que la emoción llega a la super cie. Estas piezas van desde expresiones íntimas, luz pura y asombrosos cambios de colores hasta las dramáticas expansiones de sonidos encontradas en las agrupaciones más numerosas, como los sextetos y octetos. Debido al desarrollo del piano moderno, este se convirtió en parte importante del repertorio de música de cámara, a menudo con un rol principal. Al mismo tiempo, los instrumentos de cuerda evolucionaron, facilitando la proyección del sonido. Teniendo acceso a mejores instrumentos e intérpretes de más alto nivel, los compositores pudieron enriquecer su obra en su totalidad, expandiendo el contenido de las diferentes voces y dándole funciones intercambiables en la agrupación. Por tanto, un reto para el intérprete, debido al equilibrio necesario entre los instrumentos en la música de cámara a partir de la era romántica, es ser un músico individual que conversa con sus compañeros, manteniendo a veces una interpretación uni cada. Por eso una interpretación de cualquiera de estas obras es tan especial en concierto, ya que no será igual dos veces, siendo imposible repetir la conversación y las respuestas exactas entre los músicos.
 

Los oyentes de música clásica siempre han tenido un impacto sobre su desarrollo. En el caso de los del siglo XIX, su crecimiento repentino, procedente de la clase media, dio lugar a conciertos públicos, mientras que antes la mayoría estaban restringidos a la aristocracia y la clase alta. Liberándose de la estricta in uencia de sus mecenas, los compositores clásicos podían ahora escribir como quisieran, inventando nuevas agrupaciones camerísticas, con guradas para sonar en grandes salas, y siendo audaces en el uso del contrapunto y la armonía. Quizás el hecho de que esta música fuera ahora escrita para cualquiera que quisiese escucharla, y que los creadores estuvieran libres de restricciones, es lo que hace que la popularidad de la música romántica sea infalible. Todos buscamos sentir la libertad y la expresión de la emoción de una u otra manera, y verdaderamente a través de la música se puede lograr.


Jesús Reina & Anna Margrethe Nilsen​
CODIRECTORES DE MÁLAGA CLÁSICA​

John Rockwell

DIRECTOR DE HONOR  DE MÁLAGA CLÁSICA